Personas que usan máscaras faciales para protegerse contra la propagación del coronavirus cruzan una calle en Tokio. AP
Japón realiza un balance del legado que dejará Tokio 2020 y pone su atención en contener el auge récord de contagios de COVID-19.

Un día después de cerrar los Juegos Olímpicos más extraños hasta la fecha, Japón comienza a hacer balance del legado que dejará el evento deportivo y se centra en intentar contener el auge récord de contagios de coronavirus.

El Gobierno nipón y los organizadores calificaronlos Juegos como un "éxito" por el hecho de haber podido sacarlos adelante pese a la pandemia y sin un número de contagios excesivo dentro de la burbuja olímpica, mientras la opinión pública ha pasado a ser más favorable al evento conforme este avanzaba.

En plena resaca olímpica, y a menos de dos semanas de que comiencen los Juegos Paralímpicos, el país afronta ahora el desafío de contener su cuarta y mayor ola de contagios hasta la fecha mientras la capital y otras regiones siguen bajo emergencia sanitaria.

 

DEBERES CUMPLIDOS

 

El comité organizador de Tokio 2020 destacó hoy el valor de haber celebrado los Juegos "desde el punto de vista de los atletas" después de que el evento se viera rodeado de incertidumbre durante meses, y subrayó la eficacia de las medidas anticontagios aplicadas.

"Hemos recibido muchos agradecimientos de atletas y de comités nacionales. Los deportistas llevaban muchos años entrenando para poder mostrar sus habilidades en un corto período, y han podido hacerlo", dijo hoy el director ejecutivo de Tokio 2020, Toshiro Muto, en una entrevista a la cadena estatal NHK.

"Las medidas contra el coronavirus han funcionado y hemos podido celebrar un evento global como los Juegos. Creo que ese es nuestro mejor legado", dijo Muto sobre un evento que se ha celebrado con las gradas vacías y bajo estrictos protocolos anticontagios para todos sus participantes.

El primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, asiste a una conferencia de prensa sobre la respuesta de Japón a la pandemia de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en su residencia oficial durante los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 . EFE/EPA

El primer ministro nipón, Yoshihide Suga, destacó hoy que los Juegos "se llevaron a cabo con restricciones sin precedentes" y agradeció "la compresión y la cooperación" de los participantes para hacer posible "un torneo maravilloso" e "inolvidable", en un videomensaje a través de su cuenta oficial de Twitter.

"Hubo voces de fuera de Japón diciendo que las medidas anticontagios eran demasiado estrictas. Pero también hubo voces que dijeron que los Juegos fueron posibles porque se trataba de Japón", destacó el primer ministro.

Los japoneses, que según mostraban las encuestas eran mayoritariamente reacios a acoger los Juegos en plena pandemia durante los meses previos, fueron cambiando de opinión conforme se aproximaba la cita olímpica y mientras los deportistas nipones pulverizaban el récord de medallas logradas (se llevaron 58, de ellas 27 oros).

Un 56 % considera positivo que los Juegos salieran adelante, mientras que el 32 % cree que no deberían haberse celebrado, según una nueva encuesta publicada hoy por el diario nipón Asahi. Otra consulta de la cadena de televisión TBS arroja datos similares: un 61 % a favor, y un 38 % en contra.

CORONAVIRUS Y PARALÍMPICOS EN EL HORIZONTE

 

Pasados los Juegos, las autoridades niponas concentran todos sus esfuerzos en frenar a la aceleración de los contagios de covid-19 que afecta al país desde mediados de julio, y que se achaca sobre todo a la propagación de las nuevas y más infecciosas variantes del virus.

Antes de la cita deportiva, el Ejecutivo decidió declarar la emergencia sanitaria en Tokio y las otras regiones más pobladas del país, una medida que conlleva sobre todo restricciones para bares y restaurantes y que estará vigente al menos hasta el 31 de agosto.

Pero estas limitaciones no han bastado para contener al virus, lo que ha llevado al Gobierno a urgir a los ciudadanos a quedarse en casa y a pedir colaboración de los negocios, ya que debido al marco legal nipón no es posible imponer el confinamiento ni obligar al sector privado a cumplir limitaciones de horarios o la prohibición de servir alcohol.

El promedio de contagios diarios en la capital supera los 4,000 casos, mientra que en todo el país se han rebasado los 15,000 casos diarios.

Algunos expertos consideran que la celebración de los Juegos han influido en la relajación de la población a la hora de respetar las recomendaciones de las autoridades, algo que también se ve respaldado por las encuestas.

Un 61 % de los participantes en otra consulta del diario Asahi considera que Tokio 2020 ha motivado más salidas o reuniones con familiares y amigos, en contra de lo que pedía el Gobierno con vistas a prevenir contagios.

Las opciones que le quedan al Gobierno nipón mientras se acercan los Paralímpicos son acelerar la vacunación, que se ha aplicado de forma completa a un 32.7 % de la población, y volver a concienciar a los ciudadanos para que cumplan el distanciamiento social y eviten las salidas no esenciales.

Más de 4,300 deportistas de todo el mundo participarán en los Juegos Paralímpicos, que se celebrarán también en formato burbuja entre el 24 de agosto y el 5 de septiembre.