ARCHIVO
Gam-COVID-Vac o Sputnik V, como mejor se le conoce, es un tratamiento basado en una vacuna de vector viral. Esto quiere decir que utiliza un virus debilitado para estimular la respuesta inmune

CIUDAD DE MÉXICO.-  Vladimir Gushchin, jefe de laboratorio en el Centro de Investigación de Epidemiología y Microbiología de Gamaleya, aseguró que las personas inoculadas con las dos dosis de la vacuna Sputnik V no contagian el COVID-19, si lo contraen luego de la inmunización.

"Nuestros datos muestran que las personas que recibieron dos dosis de la vacuna no contagian el virus porque el virus no se está liberando", dijo en el Noveno Congreso Internacional sobre Gestión Eficiente en Salud.

La información fue a dada a conocer por la Agencia de Noticias Rusa (TAAS).

La falta de infectividad, en las personas vacunadas, ha sido atribuida a los altos niveles de eficacia registrados por el vial ruso, que oscilan en el 97.6%.

¿QUÉ SABEMOS DE SPUTNIK V, LA VACUNA FABRICADA EN RUSIA?

Gam-COVID-Vac o Sputnik V, como mejor se le conoce, es un tratamiento basado en una vacuna de vector viral. Esto quiere decir que utiliza un virus debilitado para estimular la respuesta inmune.

Para esto, los creadores usaron dos tipos de adenovirus (Ad5 y Ad26) -causantes de la gripe común- al cual, agregaron un gen del SARS-CoV-2 para que esté lo introduzca a las células humanas que podrán atacar al virus, en caso de entrar en contacto con él.

Desde mayo del año pasado, cuando los científicos rusos anunciaron la existencia de la vacuna, explicaron que cada una de las dosis tenía una función específica.

La primera dosis produce inmunidad celular humoral, donde intervienen los linfocitos B, un tipo de células generadas en la médula ósea. Cuando reconocen un agente desconocido -como el coronavirus- comienzan a producir anticuerpos, a través de las células plasmáticas.

En el caso de la dosis de refuerzo, la vacuna se centró en generar células de memoria. Estas se encargan de producir información sobre el virus para reconocerlo, en un encuentro futuro, y atacarlo.

La eficacia de está vacuna no sólo ha sido promovida por sus creadores. En febrero de 2021, "The Lancet", publicó un estudio en el que se registró un 91.6% de efectividad en contra del Covid-19, aseverando que cumplía con los estándares de manera plena.

A su vez, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), de Argentina, estimó una eficacia de 94%, luego de estudiar a gran parte de su población inmunizada con Sputnik V.

Los altos niveles que ofrecen dieron lugar a la aplicación de Sputnik Light, una versión ligera del tratamiento, que consiste en la aplicación de la dosis creada mediante adenovirus 26.

Esta fue pensada para distribuir en los países con menos oportunidades de adquirir los biológicos, por lo que recibir ambas dosis a tiempo podría dificultarse.

Si has sido vacunado con la dosis principal de esta vacuna y ya pasaron más de tres semanas para recibir la dosis de refuerzo, no tienes porqué preocuparte.

Alexander Gintsburg, de la Academia de Ciencias de Rusia, declaró que es posible aumentar el intervalo mínimo entre la primera y la segunda inyección de la vacuna -de los 21 días aprobados anteriormente- hasta tres meses.

"La ampliación del intervalo no afectará a la respuesta inmunitaria inducida por la vacuna y, en algunos casos, la mejorará y prolongará", aseguró director del Centro de Investigación de Gamaleya.